Autónomo Colaborador: Ventajas, derechos y obligaciones

Alta autonomo colaborador

Lejos de lo que podrías imaginar, el concepto de autónomo colaborador no es exactamente lo mismo que un autónomo independiente como tú y yo. Pongamos un ejemplo: supongamos que tras un periodo de tiempo luchando por tu negocio, finalmente la actividad del mismo se incrementa de tal manera que necesitas contratar personal. Podrías seleccionar a una persona ajena o, por el contrario, a un familiar cercano. Pues bien, si optas por esta última opción, es cuando entra en juego el papel del autónomo familiar.

¿Qué es exactamente?:
Es un familiar del trabajador autónomo titular que convive y trabaja con él.

Antes de nada, si estás pensando en contratar a un familiar, es importante que conozcas los requisitos previos de un autónomo colaborador:
  • El familiar debe tener un lazo cercano con el autónomo titular. Es, por tanto, que sólo se admiten cónyuges (excluidas parejas de hecho), descendientes, incluidos hijos adoptivos, y ascendientes. En definitiva, afinidad hasta el segundo grado incluido. No se admiten por ejemplo, tíos, sobrinos o nietos.
  • Ser mayor de edad.
  • Debe realizar la actividad laboral de forma continua, no se permite que sean colaboraciones puntuales. ¿Quieres decir esto que el autónomo colaborador no puede trabajar como asalariado en otro negocio? Pues según la Seguridad Social, si puede.

Autónomo Colaborador Seguridad Social

¿Cuáles son las ventajas de un autónomo colaborador?

Esta modalidad no sólo aporta ventajas para quien se registra como tal, sino que al empresario también le beneficia.
Para ti, como propietario, no sólo estás dando empleo a un ser querido sino que además es bastante más barato que realizar un contrato por cuenta ajena. El empresario es quien abona las cuotas mensuales del autónomo familiar siendo éstas un 50% más baratas durante los primeros 18 meses desde su alta.

Ventajas para el autónomo colaborador:

  1. La principal es que no tiene las obligaciones fiscales como cualquier otro trabajador independiente. ¿Qué quiere decir esto? Que se olvida de realizar los impuestos trimestrales habituales de IVA e IRPF. Adiós a las facturas así como al control de las mismas y de los tediosos tickets para desgravar del IVA.
  2. No dispone de una contabilidad que mida los gastos y costes de su actividad como es el caso de un autónomo convencional. Los libros contables no formarán parte de su vida.
  3. Tiene cubiertas las contingencias por baja laboral así como enfermedad siempre y cuando cotice por ellas.
  4. Los tramites de alta y gestión son muy sencillos ya que no es necesario darse de alta en Hacienda como en el caso de autónomos convencionales.

Inconvenientes de ser un autónomo colaborador:

Sin embargo, “no es oro todo lo que reluce” y también encontramos algún inconveniente como es la prestación por desempleo. El colaborador no puede acceder a este derecho bajo las mismas condiciones que un asalariado.
De hecho, según establece el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, el autónomo familiar sólo podría beneficiarse de dicha prestación si:
  • El autónomo titular posee una sociedad mercantil o laboral y el familiar no tiene participaciones o acciones en el negocio.
  • En caso de que el titular familiar cuente personal societario, el autónomo colaborador no podría solicitar el paro si el titular tiene el 50% o más de las acciones de la sociedad. Por el contrario, si ese porcentaje es menor, si tendría acceso a él.
Se olvida de presentar facturas y llevar una contabilidad, pero tiene restricciones para cobrar la prestación por desempleo.

Obligaciones del autónomo con respecto al autónomo colaborador familiar

Como esta figura legal se encuentra entre “dos aguas” (entre asalariado e independiente), el autónomo titular presenta una serie de obligaciones como las que realiza con otros empleados. Las podemos resumir en 3 puntos principales:
  • El titular del negocio está obligado a pagar la cuota de la seguridad social del autónomo colaborador, como ya hemos comentado anteriormente.
  • Como el familiar está exento de realizar impuestos trimestrales, éste no realiza facturas por lo que su salario se percibe como nómina, basada en función de su categoría profesional y convenio aplicable.
  • Es por tanto que este importe quedará reflejado como desembolso por parte del empresario titular, siendo deducible por la empresa en las declaraciones trimestrales como gasto adicional.

Autonomo colaborador familiar

¿Cómo se gestiona el alta de un autónomo colaborador?

Si ya estás convencido, el siguiente paso es conocer cómo dar de alta a un autónomo colaborador. Es realmente sencillo, simplemente hay que darle de alta en la Seguridad Social como familiar colaborador presentando el modelo TA0521/2 Solicitud de alta en régimen especial de autónomos – Familiar colaborador del titular de la explotación.
Recuerda que junto con este impreso, deberá presentar también el DNI, el libro de familia y una copia del alta en Hacienda del autónomo titular propietario del negocio.
Gracias a estas modalidades, el Estado propone vías de contratación que incentiven las mismas y que beneficie a todas las partes implicadas. Si ya están cubiertas todas tus dudas, te animamos a que sigas adelante.
Si tienes alguna consulta al respecto, ¡no dudes en avisarnos!

 

Modelos y plantillas gratis para autónomos