Todos los tipos de factura que puedes usar

Todos los tipos de factura que puedes usar

Hay muchos tipos de factura diferentes: ordinaria, rectificativa, recapitulativa… Todas ellas van a ser diferentes en función de su contenido. Dependiendo de su valor real, podemos encontrar la factura pro forma, la copia de la factura o el duplicado de la misma.

Las facturas pueden ser desde simples a completas, siendo una u otra dependiendo del medio con el que se transmite, ya que puede ser bien en papel o bien de forma electrónica. Es decir, en definitiva, podemos decir que los diferentes tipos de factura que tenemos actualmente, son variantes de la factura ordinaria.

Principales tipos de factura que existen en España

Los tipos de factura más habituales en España son:

  • Factura ordinaria
  • Factura rectificativa
  • Factura recapitulativa
  • Factura proforma
  • Factura simplificada
  • Factura completa
  • Factura electrónica

La factura ordinaria

La factura ordinaria, es la que se usa más habitualmente. Normalmente esta factura se usa para operaciones comerciales tanto de compraventa como de prestación de servicio.

Este tipo de factura tendrá que reflejar todos los datos de la operación que se va a llevar a cabo incluyendo: número de factura, fecha de expedición, razón social, nombre, apellidos, número de identificación fiscal, domicilio, descripción de la operación, tipo de IVA, retención IRPF que se va a aplicar, cuota tributaria, importe total a pagar y fecha en la que se ha realizado la operación.

La factura rectificativa

Este tipo de factura, se suele usar para corregir los datos de alguna factura emitida anteriormente, ya que por el motivo que sea, esta no cumple con los requisitos que solicita la ley, se produce la devolución de algún producto, o se solicita un descuento y/o bonificación con posterioridad a la operación. Otro de sus usos más habituales se da en casos de modificación de operaciones.

La factura rectificativa se suele expedir según se tiene constancia de los motivos por los que es necesario expedirla. No obstante, existe la limitación de un máximo de 4 años desde que se emitió la factura que se debe rectificar.

También existe la posibilidad de poder rectificar varias facturas en una sola factura rectificativa. Esto se va a poder hacer siempre y cuando se identifiquen todas las facturas que se van a rectificar.

Aparte de todos los datos que deben aparecer en las facturas normales, en la factura rectificativa también tiene que aparecer:

  • Todos los datos que faciliten identificar la factura rectificada (normalmente lo básico será el número de factura y la fecha de expedición).
  • La rectificación que se va a realizar.
  • Motivos que provocan la rectificación.
  • Tipo impositivo y la cuota repercutida, también se deberá reflejar el importe de la rectificación (tanto positivo como negativo).

La factura recapitulativa

Las facturas recapitulativas, permitirán incluir en una factura, varias operaciones que tengan un mismo destinatario. Tiene la peculiaridad de que podrán haberse emitido en diferentes fechas, no obstante, dentro de un mismo mes natural.

Si el destinatario de la operación que se refleja en la factura recapitulativa es empresario y/o profesional. La expedición va a tener que realizarse antes del día 16 del siguiente mes a la que se hayan realizado las operaciones que se reflejan en la factura.

La copia o el duplicado de las facturas

Se considera que tanto la copia de una factura, como el duplicado de la misma, son variantes de la propia factura.

Principales tipos de factura que existen en EspañaEn cuanto a la copia de la factura, esta tendrá que contener exactamente los mismos datos que aparecen en la factura original (aunque deberá diferenciarse de la misma apareciendo “copia”, diferenciándola de la original). La factura original es la que se va a remitir al cliente, y la copia es la que va a permanecer junto a el emisor de la misma.

El duplicado de una factura, es lo que se va a hacer cuando esta tiene diferentes destinatarios (o en casos de pérdida de la factura original). Esta deberá ser igual que la factura original, no obstante, deberá tener detallado que es una “factura duplicada”, de esta forma, se evitarán posibles confusiones.

La factura proforma

Las facturas proforma, van a documentar la oferta comercial. En ella se indicarán los diferentes productos y/o servicios que el proveedor va a facilitar al comprador, por “x” precio. De esta forma, el comprador va a contar con toda la información necesaria de cara a su futura compra. Esta factura no tiene valor contable, ni va a servir como justificante por lo que no suelen estar numeradas, ni firmadas ni selladas. Uno de los aspectos que si suele incluir, es la fecha máxima de validez.

Otra de las diferencias clave respecto a otro tipo de factura es que esta suele incluir de forma muy visible en el encabezamiento “factura proforma”, de esta forma, no la confundiremos con una factura comercial.

La factura simplificada y la factura completa

Dependiendo de la cantidad de datos que estas contengan, podrá ser o bien una factura simple o bien una completa. Si esta cumple con todos los requisitos que pide la ley, será una factura completa, en el caso de solamente cumplir con algunos requisitos, será una factura simple.

En el año 2012, se aprobó un reglamento específico para el tema de la facturación. En esta se estableció que desaparecía el ticket como documento contable, y esta pasaba a englobarse dentro de la factura simplificada. De esta forma se podía emitir como sustituta de este tipo de factura (con el requisito de no sobrepasar los 3.000 euros).

Una factura simplificada, va a poder emitirse siempre que el importe no sea superior a 400 euros, también se podrá usar si se necesita emitir una factura rectificativa.

La factura electrónica

La factura electrónica va a ser el equivalente a la factura de papel (además desde la reforma del 2013 estas van a contar con el mismo valor).

La gran diferencia entre la factura en papel y la factura electrónica será que la factura electrónica se emite usando un medio electrónico o telemático.

Debes saber que para que una factura electrónica tenga la misma validez a nivel legal que una factura en papel, está tendrá que reflejar todos los campos obligatorios de una factura, incluyendo la transmisión de proveedor a cliente.

Después de la aprobación del nuevo reglamento referente a la facturación en el año 2013, se estableció que ya no es necesario que una factura electrónica esté firmada con una firma electrónica avanzada (aunque igualmente, es un aspecto que sigue siendo recomendable).

Lo cierto es que, si estás comenzando tu actividad por cuenta propia, conocer la existencia de todos estos modelos, te resultará muy interesante. ¿Conocías la existencia de todos estos tipos de facturas?

Modelos y plantillas gratis para autónomos