Impuesto de sociedades: todo lo que un autónomo debe saber

Impuesto de sociedades para autonomos

Te contamos brevemente las principales características y el funcionamiento del impuesto de sociedades: su régimen fiscal, quienes están obligados a presentarlo y como se presenta.

Resumen:
El impuesto de sociedades es un tributo que grava la renta de las sociedades y demás entidades jurídicas, residentes en todo el territorio español. Deben presentar declaración del IS aunque no hayan desarrollado actividades durante el periodo impositivo o no hayan obtenido rentas sujetas al impuesto, como regla general.

Que es el Impuesto de sociedades:

Todos sabemos que cuando una persona física obtiene una renta por el desempeño de su trabajo ésta se ve gravada por el Impuesto sobre la Renta de las personas físicas, pues bien, cuando la obtienen las personas jurídicas, el impuesto que grava la renta es el Impuesto de Sociedades.

El artículo 1 de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades lo define como como un tributo de carácter directo y naturaleza personal que grava la renta de las sociedades y demás entidades jurídicas.

Es muy importante destacar que todo el impuesto se articula alrededor de la contabilidad de las sociedades ya que va a ser el resultado contable el que determine la base imponible del mismo.

Quienes están obligados a presentarlo:

Con carácter general están obligados a pagarlo toda clase de Sociedades y demás entidades que residan en territorio español, con independencia de su forma social o denominación sea cual sea su forma o denominación, siempre que tengan personalidad jurídica propia. Se excluyen las sociedades civiles sin objeto mercantil.

Como se presenta:

Al tratarse de un impuesto que grava la renta de las empresas tiene mayores restricciones o exigencias en la forma de presentación, siendo necesario hacerlo de forma telemática, rellenando el modelo 200 a tal efecto. Con carácter general el período impositivo, al cual se ha de referir la declaración del Impuesto sobre Sociedades, coincide con el ejercicio económico de cada sociedad, y habrá de presentarse dentro de los 25 días siguientes a partir del sexto mes desde la finalización del ejercicio económico. En ningún caso, el período impositivo puede exceder de doce meses.

Cuales son los tipos impositivos del Impuesto de sociedades:

Con carácter general el Tipo impositivo del impuesto de sociedades vigente desde el 1 de enero de 2016 es el 25%.

Pero existen también una serie de tipos reducidos:

El 15% para emprendedores: Se aplica este tipo durante los dos años en que la base imponible sea positiva y en el siguiente a las sociedades recién constituidas que no sean patrimoniales y siempre que se considere que la sociedad  inicia una actividad económica.

tipos impositivos del impuesto de sociedades
El tipo impositivo del impuesto de sociedades varía según la naturaleza de tu actividad económica.

El 20% para sociedades cooperativas fiscalmente protegidas, a excepción de los resultados extracooperativos, que tributan al tipo general del 25%.

Pagos fraccionados:

Hay dos modalidades para determinar la base de los pagos fraccionados, pero en  la habitual y la que se utiliza con carácter general el pago fraccionado se calcula aplicando el 18% sobre la cuota íntegra del último período impositivo cuyo plazo reglamentario de declaración estuviese vencido el primer día de los 20 naturales de los meses de abril, octubre o diciembre restadas las deducciones y bonificaciones a las que tenga derecho el sujeto pasivo y por las retenciones e ingresos a cuenta. Si el resultado es cero o negativo, no existe obligación de presentar la declaración. Si el último período impositivo tiene una duración inferior al año, se toma igualmente la parte proporcional de la cuota de períodos impositivos anteriores, hasta completar un período de 12 meses.

Modelos y plantillas gratis para autónomos