Descubre cómo sacar el IVA fácilmente

Descubre cómo sacar el IVA fácilmente

Antes de enseñarte cómo sacar el IVA en tus facturas queremos comenzar contándote qué es el IVA. El IVA es el Impuesto sobre el Valor Añadido y lo más básico que debes saber es que es indirecto. Por desgracia, es uno de los impuestos que más quebraderos de cabeza les genera a los empresarios y autónomos, ya que cada trimestre deberán declarar su IVA.

No obstante, todos los ciudadanos pueden calcular cuánto están pagando de este impuesto en cada producto y/o servicio que consume.

Tipos de IVA

La ley del IVA incluye tres tipos diferentes de IVA en funcion del tipo de producto o servicio en el que se aplica.

Revisemos los diferentes tipos de IVA de forma muy rápida:

  • IVA general: este va a aplicar el 21%, y se suele usar en prácticamente todos los productos y servicios que no pertenecen al resto de categorías.
  • IVA reducido: Será de un 10% y se aplicará, por norma general, a productos de alimentación, transporte, hostelería, salud…
  • IVA súper reducido: este tipo de IVA será del 4% y se aplicará a los productos denominados como de “primera necesidad”.

Cómo sacar el IVA en una factura

Descubre cómo sacar el IVA fácilmenteSin duda alguna, esta es una de las dudas más habituales a la hora de elaborar una factura. No obstante, en Todo Autónomos te contamos cómo tienes que hacerlo.

Lo primero que debes saber es que para generar una factura solamente necesitarás dos datos:

  • Precio del producto o servicio
  • Tipo de IVA a aplicar

Con estos dos datos para calcular el IVA que deberás cobrar, solamente necesitarás una sencilla fórmula matemática:

IVA = Precio (en euros) x tipo de IVA (en %)

Veamos un ejemplo práctico:

Imaginemos que tienes una tienda de teléfonos móviles y has vendido un teléfono de 190 euros. El tipo de IVA en este caso será el general (21%). Sabiendo esto, la fórmula será:

IVA = 190 euros x 21%

es decir: IVA = 39,9 euros

Por lo tanto, el móvil sin IVA costaría 190 euros, y el cliente final pagaría 229,9 euros.

Recuerda que determinados bienes y servicios están totalmente exentos de pagar IVA. En el caso de no tener claro qué tipo de IVA se va a aplicar a tu servicio, lo mejor es que consultes con Hacienda.

Si eres autónomo, tendrás la obligación de declarar trimestralmente el IVA con el modelo 303 (y anualmente, con el modelo 390).

¿Qué ocurre con el IVA si soy un empresario o autónomo?

En ambos casos, como bien comentábamos anteriormente, deberán presentar trimestralmente el IVA cobrado en Hacienda.

Es decir, tanto las empresas como los autónomos van a tener que devolver a la Agencia Tributaria el IVA que han cobrado (van a actuar como “recaudadores” de este impuesto).

Para hacer esto, usarán la base imponible del producto o servicio que han vendido sumándole el IVA que le han cobrado al cliente. Esto es lo que se llama “IVA repercutido”. A esta cantidad se le restará el IVA que han tenido que pagar (a esta otra acción se la conoce como “IVA soportado”).

Debes saber que no todo el IVA pagado se va poder deducir posteriormente, ya que existen algunas diferencias entre el IVA repercutido y el soportado.

Aunque la normativa respecto a esto es bastante extensa, la podemos resumir diciendo que en el IVA trimestral se van a poder restar las cantidades que corresponden a lo estrictamente relacionado con el negocio y/o desarrollo de la actividad.

Modelos y plantillas gratis para autónomos