Aplazamiento de IVA: Ventajas y desventajas

aplazamiento de iva

Es posible que muchos autónomos y pymes no sepan que existe la posibilidad de solicitar un aplazamiento de IVA. Para los casos en los que puntualmente no es posible hacer frente al pago del IVA, la Agencia Tributaria nos da la opción de un aplazamiento o fraccionamiento del mismo.

El período máximo que permite la Ley para aplazar el pago es de 12 meses, tiempo más que suficiente para tomar el control financiero de nuestra empresa y poner en regla los impagos pendientes. En cualquier caso, aunque es una facilidad al alcance de autónomos y pymes, nuestra recomendación es que sea tu última opción ante un problema financiero. Tienes que estar totalmente seguro de que vas a poder hacer frente a las cuotas mensuales, ya que de no ser así, lo que se presenta como una solución se podría convertir en un problema. Bastante actividad tenemos al mes relacionada con nuestros impuestos, que si tickets, facturas, saber cómo sacar el IVA, como para incrementar nuestra inquietud con pagos pendientes.

Puedes solicitar un aplazamiento de IVA por un período máximo de 12 meses siempre cuando el importe sea menor a 30.000€. La solicitud se ejecuta de manera automática aunque existe excepciones.

Es por ello que hoy queremos hablarte principalmente de la utilidad y beneficio de esta medida pero sin olvidarnos de las desventajas que también acarrea.

aplazar el iva

Ventajas del aplazamiento de IVA

  • La principal es poder pasar ese mal bache sin que repercuta en tu negocio. Tanto si tienes facturas pendientes de cobrar o gastos inesperados, con esta medida podrás continuar con tu actividad empresarial con normalidad.
  • Si solicitamos un aplazamiento de IVA, no constarás como deudor ante Hacienda. Al ser una medida facilitada por la Administración no aparecerás como moroso, por lo que si necesitas realizar otra gestión con ellos, ésta no interferirá negativamente en el buen procedimiento de la misma.
  • Los trámites para la adjudicación de este aplazamiento son automáticos, siempre y cuando, la cuantía sea inferior a 30.000€. Además Hacienda no te exigirá ni aval ni cualquier otro tipo de garantía de pago. Increíble, verdad?
  • Si la deuda fuera superior a esos 30.000€, entonces si será necesario la aprobación por parte de la Agencia Tributaria, siendo posible prorrogar el plazo de pago hasta en 36 meses. No obstante, para acogerse a este segundo caso, es necesario justificar que no has cobrado los importes repercutidos con las facturas emitidas y no recaudadas además de que te pedirán un aval. Como habrás visto, el proceso se complica un poco.
  • Tienes libertad de fijar por ti mismo las cuotas a abonar. Puedes organizarte para quitarte esa deuda lo antes posible o si lo prefieres, marcar un importe más ligero siempre dentro de esos 12 meses. Si en tu solicitud de aplazamiento determinas un plazo superior a ese período, automáticamente te lo rechazarán y tendrás que volver a gestionar el trámite.
  • En caso de haber solicitado un aplazamiento y no poder hacer frente todavía a esa deuda, existe la posibilidad de volver a negociar con Hacienda siempre y cuando no hayan ejecutado el primer pago.

Desventajas de aplazar el pago de IVA

  • Todo aplazamiento requerirá unos intereses. El lado positivo es que éstos suelen ser menores que los que te ofrecen las entidades bancarias, por lo que si has pensado en pedir un préstamo para estar al día de los pago con la Administración, presta especial atención a este punto.
  • Si aun habiendo solicitado el aplazamiento, no realizas alguno de los pagos pendientes, ya sea por olvido o por incapacidad de hacer frente a él, Hacienda no da segundas oportunidades y te aplicará un recargo del 20% al 35% de lo debido, llegando incluso a embargar tu cuenta. Nuestro consejo es que si se da esta situación, te acerques a cualquier oficina de la Agencia Tributaria y presentes el comprobante de pago para asegurarte de que no te lo vuelven a reclamar.

Para solicitarlo simplemente tienes que cumplimentar la documentación relativa al aplazamiento y fraccionamiento de deudas de la Agencia Tributaria o en el modelo 303 dentro de los plazos de presentación de impuestos.

Como hemos comentado, la adjudicación para importes menores de 30.000€ es automática sin embargo existen situaciones en la que siempre se va a denegar:
– Pagos derivados de la ejecución de resoluciones en firme
– Tributos repercutidos
– Pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades

Ahora que ya conoces los beneficios e inconvenientes de esta ayuda, podrás valorar por ti mismo la necesidad de solicitarla. Recuerda que para un momento puntual de apuro económico, esta medida resulta un gran aliado pero no acudas a ella y si tu situación financiera arrastra deudas porque no se va a presentar como buena solución.

Recursos gratis para autonomos