Qué impuestos paga un autónomo

Qué impuestos paga un autónomo

Para las personas que quieren abrir un nuevo negocio, son emprendedores, empresarios y/o autónomos, una de sus preocupaciones principales va a ser los impuestos que van a tener que pagar. Aparte de toda la burocracia, fiscalidad y obligaciones tributarias que tendrán que llevar a cabo.

No obstante, no te preocupes, en Todo Autónomo te contamos qué impuestos paga un autónomo. De esta forma, evitarás tener problemas en un futuro.

Resumen:
Una vez el profesional que trabaja por su cuenta ha tramitado su alta, seguramente su siguiente preocupación será saber lo que tiene que pagar un autónomo en España de cara a desarrollar su actividad.

¿Qué impuestos paga un autónomo en España?

De forma muy básica, los impuestos que tiene que pagar un autónomo en España son dos:

  • El IRPF
  • El IVA

Además, si este ejerce su actividad como sociedad mercantil, tendrá otro impuesto (pero como comentamos, solo se aplica a este caso).

El impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF)

Este impuesto se va a declarar de forma trimestral, reflejando el beneficio de la actividad económica que está desarrollando el autónomo. En este sentido, tendrá la posibilidad de elegir entre:

  • Régimen de estimación directa simplificada
  • Régimen de estimación directa normal
  • Régimen de estimación objetiva (por módulos)

Tanto en el caso como el régimen de estimación directa simplificada como el régimen de estimación directa normal, tendrás que presentar en la Agencia Tributaria el modelo 130.

En el caso de que elijas pagar los impuestos por módulos, tendrás que entregar el documento que corresponde al modelo 131.

Qué impuestos paga un autónomo en España
En España, los autónomos van a tener que pagar diferentes impuestos para ejercer su actividad por su cuenta.

Ambos trámites se pueden realizar hasta el día 20 de los meses abril, julio y octubre. Y también hasta el 30 de enero.

Tipos de IRPF

En cuanto al IRPF, existen diferentes tipos:

  • Régimen de estimación directa simplificada: este tipo de IRPF es el que se utiliza más frecuentemente entre los autónomos debido a que es el que se aplica a prácticamente todas las actividades cuyo importe neto, no supera los 600.000€ durante el año anterior.
  • Régimen de estimación directa normal: este caso se va a aplicar siempre que el importe de las actividades del año anterior, supera los 600.000€.
  • Régimen de estimación objetiva: este es el régimen simplificado.

La ventaja del IRPF es que el trabajador va a saber cuál va a ser el importe que va a tener que pagar, antes de comenzar a desarrollar su actividad. La cantidad necesaria va a depender de las características del servicio y también del sector al que este pertenezca.

Los autónomos que quieran acogerse a este régimen, van a tener que cumplir los siguientes requisitos:

  • Que la actividad que desarrolla esté incluida en el Orden del Ministerio de Economía y Hacienda (puedes comprobar si tu actividad está incluida en el artículo 2 del BOE).
  • El importe del rendimiento íntegro del año anterior no supere los 450.000€ (si son actividades económicas) y 300.000€ (para las actividades agrícolas y ganaderas).

También tiene como característica que la compra de bienes y servicios que se realizan durante el año anterior (sin contar con las inversiones), no supere los 300.000€.

  • Se tendrán que realizar retenciones de un 1% en la factura.
  • No hayan renunciado ni estén excluidos del régimen simplificado del IVA.

Como hemos comentado en otros artículos sobre el IRPF, este es un impuesto progresivo. Lo que significa que cuanta más renta se perciba, más deberemos tributar. Por eso mismo, Hacienda establece determinados porcentajes, estos ayudan a calcular lo que debe pagar un autónomo de IRPF.

Debes saber que, en el 2014, se hizo una reforma fiscal que estableció un IRPF del 15% en lugar del 21% (durante años anteriores, el IRPF que se usaba estaba establecido en 21%).

Si eres un nuevo autónomo (y no has llevado a cabo ninguna actividad profesional por cuenta propia), se te aplicará un 7% de IRPF durante los tres primeros años de actividad. Posteriormente, tu porcentaje será del 15% (que es el que tienen el resto de autónomos).

Otro de los aspectos que debes tener en mente es que la retención IRPF, se va a aplicar en tus facturas directamente. Este impuesto, dependiendo de lo que factures, puede variar. Si quieres tributar este impuesto, se va a retener el porcentaje que indiques, para poder ingresarlo posteriormente en Hacienda.

El impuesto sobre el valor añadido (IVA)

El impuesto sobre el valor añadido
El impuesto sobre el valor añadido (IVA), va a ser un impuesto que tendrán que recaudar tanto autónomos como empresas.

Estamos seguros de que ya has leído nuestros post específicos sobre el IVA y los diferentes tipos de IVA que existen en España, no obstante, aprovechamos para recordarte que el IVA es un impuesto indirecto, se grava en el consumo y recae en el consumidor final. Otra de las peculiaridades es que este impuesto se paga de forma trimestral.

La declaración del IVA, se hace usando el modelo 303 y al igual que ocurre con el IRPF, tendremos como fecha tope el día 20 de abril, julio y octubre, y posteriormente hasta el 30 de enero.

En el caso de que quieras saber cuánto va a pagar un autónomo de IVA, en este sentido debes saber que se debe calcular la diferencia entre IVA soportado e IVA repercutido (o devengado), la diferencia entre ambos, es lo que deberá pagar el autónomo a Hacienda. Si el resultado es un mayor IVA soportado, la agencia tributaria devolverá ese dinero al trabajador.

Tipos de IVA que afectan a los autónomos

Los diferentes tipos de IVA que afectan a los autónomos son:

  • IVA súper reducido (4%): este se va a aplicar a los artículos de primera necesidad.
  • IVA reducido (10%): en cuanto a este tipo de IVA, se va a aplicar a diferentes bienes y servicios.
  • IVA general (21%): este tipo de IVA, se va a aplicar a prácticamente todos los bienes y servicios (excepto los que se incluyen en el IVA reducido o el IVA súper reducido).

El impuesto de sociedades

Este tipo de impuesto, es una contribución que los autónomos deben pagar a Hacienda. No obstante, tiene una peculiaridad, y es que solo lo deben pagar en el caso de ejercer la actividad con una sociedad mercantil. Otra de las peculiaridades de impuesto de sociedades es que este sustituye al IRPF.

¿Qué impuestos afectan a los trabajadores autónomos en la unión europea?

Igual que un autónomo tiene la obligación de tributar su actividad profesional siempre que lleve a cabo su actividad dentro del territorio español, también va a tener que pagar diferentes impuestos cuando realice operaciones en otros países de la Unión Europea. El documento que se debe presentar en estos casos es el modelo 349.

Cuando declaremos este impuesto, tendremos que incluir las operaciones que se hayan realizado dentro del mes natural. La presentación del modelo 349, podrá realizarse de forma bimestral, trimestral e incluso anual. Esto dependerá del importe de los bienes y servicios que se estén ofreciendo.

Modelos y plantillas gratis para autónomos